Estrías y adolescencia

Estrías y adolescencia

La aparición de estrías es muy frecuente. Muchas veces lo asociamos únicamente a personas obesas o al embarazo, pero es muy habitual que aparezcan también durante la adolescencia. Su aparición suele provocar un gran malestar estético, especialmente en esta edad.

¿Cómo son las estrías?

Inicialmente aparecen las estrías rojas. Son lesiones lineales rojas o violáceas, que se notan al tacto y tienen una textura diferente a la piel de alrededor. A veces pueden picar un poco. Con el tiempo se aclaran y difuminan, evolucionando a estrías blancas. Éstas suelen ser menos visibles.

La localización es variable, aunque suele aparecer en nalgas y zona lumbar en los chicos y en nalgas, muslos y pechos en las chicas.

¿Por qué aparecen?

La causa concreta es desconocida aunque sabemos que existen varios factores que predisponen a que aparezcan, cómo por ejemplo la genética o la obesidad. Existen distintas teorías que intentan explicar la formación de las estrías: un estiramiento mecánico de la piel, cambios hormonales o una alteración innata de la estructura de la piel.

En el contexto de la adolescencia tenemos dos de estos factores implicados, un crecimiento rápido y cambios hormonales. Este estiramiento brusco del cuerpo produce una distensión de la piel y causa la rotura del colágeno y la elastina, que son las fibras elásticas que sostienen nuestra piel.

¿Tienen tratamiento?

Existen múltiples tratamientos para las estrías, aunque no todos han demostrado su eficacia. Pensad que las estrías no dejan de ser cicatrices de la piel, por lo que el tratamiento es muy difícil y siempre supone un reto para los dermatólogos. En la mayoría de las ocasiones, los tratamientos no hacen desaparecer las estrías por completo pero sí hacen que sean menos aparentes.  

Existen tratamientos tópicos, tratamientos con láser, peelings químicos y microdermoabrasión, terapias con luz… En cualquier caso, es un tratamiento que debe indicar el médico.

¿Se pueden prevenir?

Lo más importante es, sin duda, la prevención. Yo recomiendo a todos los chicos y chicas que se acercan a la adolescencia adoptar el hábito de hidratarse la piel. Esto no nos garantiza que no nos salgan estrías, pero sí disminuye un poco la probabilidad.

Mis consejos

  • Mantener una alimentación saludable y hacer ejercicio físico regularmente.
  • Adquirir un producto para la hidratación. Existen productos específicos para la prevención de las estrías que pueden usarse durante la adolescencia, preguntad a vuestro pediatra o dermatólogo. De todas formas, tened en cuenta que muchos de estos productos no han probado su eficacia. Es importante que sea un producto con una textura que el chico/a quiera aplicarse. Seguramente si es verano, sea más conveniente usar un producto un poco más fluido y menos espeso. Aunque hidrate menos, nos interesa más que se lo ponga. Un producto muy hidratante pero que se queda en el armario no sirve para nada. Involucrad a vuestro hijo en la elección y compra del producto.
  • Empezar a aplicarlo sobretodo antes del “estirón”, cuando empiecen con algún signo de pubertad. La hidratante nos ayudara a que la piel esté más elástica y cuando se produzca ese estiramiento brusco de la piel, no sea tan fácil que se rompa.
  • Aplicarlo como mínimo una vez al día, idealmente después del baño o ducha. Si pueden ser dos veces al día, todavía mejor.
  • Hacer un suave masaje con el producto. Tómate tu tiempo ya que esto hará que la hidratación sea más efectiva.
  • Aplicarlo en todo el cuerpo pero insistiendo especialmente en nalgas, en zona lumbar en chicos y en muslos y pechos en las chicas.
  • Aunque no veas resultados de forma inmediata, sé constante y paciente.


Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *