Cacas de todos los colores

Cacas de todos los colores

Las cacas de un bebé pueden llegar a ser muy variadas, tanto en color como en textura. Pero, ¿qué consideramos normal y qué nos debería preocupar?

AMARILLO

El color amarillo mostaza es el color típico de las cacas de un recién nacido, especialmente de aquellos que hacen lactancia materna. Suelen ser deposiciones líquidas o semilíquidas con grumos.

VERDE

Algunas veces los bebés pueden hacer cacas de color verde y suele ser un color normal.

En otras ocasiones puede asociarse a alguna intolerancia a un alimento, como por ejemplo a la lactosa, pero en este caso iría acompañada de malestar, mucosidad en las heces o algún otro síntoma.

En el caso de un bebé que toma pecho, si persisten las cacas de color verde, deberíamos hacer una valoración de la técnica de lactancia, ya que también puede ser un indicador de que el bebé no está vaciando el pecho de forma completa.

MARRÓN

En todos sus tonos y variedades, las cacas de color marrón se consideran normales. Son especialmente frecuentes en bebés que se alimentan con biberón.

NEGRA

Las cacas de color negro, como el carbón, deben ponernos en alerta. Cuando los bebés nacen las primeras deposiciones que hacen se llaman meconio y son de color verde muy oscuro, casi negro. Estas no nos preocupan. Pero si cuando el bebé ya tiene varios días de vida y hace una deposición negra, debemos revisarlo. En este caso la causa podría ser un sangrado en la parte superior del sistema digestivo. Esta sangre con el paso a través del sistema digestivo se ha oxidado y se ha convertido de color negro.

A veces podemos encontrar pequeños hilos de color negro en las cacas de nuestro bebé cuando empieza la alimentación complementaria y como plátano. Esto corresponde a la fibra del plátano y no debe preocuparnos.

También podemos ver deposiciones negras si el bebé ha ingerido sangre debido, por ejemplo, a grietas en el pecho de la madre.

BLANCO

El color blanco, como la nieve, de las heces es un color que a los pediatras nos preocupa porque puede significar algún problema en el hígado. Por tanto, deberíamos que consultar si nuestro bebé hiciera las cacas blancas.

ROJO

Cuando aparece el color rojo en las cacas suele significar la presencia de sangre. Algunas causas de encontrar sangre en las heces son: una gastroenteritis, una fisura en la zona del ano por un estreñimiento, una alergia a las proteínas de la leche de la vaca, un pólipo u otras enfermedades intestinales.

Recordad también que depende los alimentos que comamos, puede ser que nuestras deposiciones cambien de color, por ejemplo si comemos tinta de calamar podemos hacer cacas negras, sin que eso signifique ninguna enfermedad.

¿QUÈ NOS DEBE PREOCUPAR EN RELACIÓN AL COLOR DE LAS CACAS?

En términos generales, nos debe preocupar especialmente el color blanco, negro o rojo.

RITMO DEPOSICIONAL

Durante el primer mes, el bebé suele hacer varias deposiciones al día, incluso uno después de cada toma. Esto nos indica que está comiendo con normalidad y que aumenta bien de peso.

A partir del mes, los bebés pueden pasar a hacer menos deposiciones. Incluso estar varios días sin hacer caca. Esto no es siempre equivalente a estreñimiento, si cuando hace las deposiciones son de consistencia normal y no le duele.

También es habitual que cambie el ritmo de deposiciones cuando empezamos la alimentación complementaria, ya que pasamos de ingerir solo líquido a incorporar sólidos.

¿QUÉ NOS DEBE PREOCUPAR EN RELACIÓN A LA CONSISTENCIA DE LAS CACAS?

  • Si hace las deposiciones de forma más infrecuente pero sobretodo si la consistencia es en forma de pequeñas bolitas duras o tiene malestar. Esto puede indicar estreñimiento.
  • Si hace deposiciones mucho más líquidas, de forma repetida, para pensar en una diarrea.


Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *