¡Al agua bebés!

¡Al agua bebés!

La natación es uno de los deportes más completos que existen. En el medio acuático, hacemos uso de la mayoría de los músculos de nuestro cuerpo y además desarrollamos nuestro sistema motor, cognitivo, sensorial y social.

En muchas ocasiones recibo preguntas acerca de mi recomendación o no de hacer cursos de natación para bebés.

La natación para bebés tiene el objetivo de estimular al bebé en el agua, para que aprendan a flotar y moverse en el agua, siempre con la ayuda de los padres. A parte de los beneficios que ya hemos comentado, el agua refuerza la capacidad respiratoria y ayuda a la expulsión de moco en caso de congestión, favorece la relajación y el sueño, y mejora el vínculo entre padres e hijos.

Las clases suelen incluir canciones, juegos, bailes, interacción con otros bebés y sobretodo un montón de contacto piel con piel. Y lo más importante, aportan tiempo de calidad con nuestro bebé, ya que durante toda la clase le dedicaremos nuestra completa, exclusiva y constante atención. Además los padres aprenderán estrategias para moverse con el bebé en el agua con más confianza, y así podrán desenvolverse mejor cuando vayan a la playa o a la piscina.

Algunos factores que deberíamos tener en cuenta para escoger el sitio dónde realizar las clases deberían ser: la cantidad de cloro del agua de la piscina, la temperatura, la logística para cambiar al bebé y asegurarnos que los instructores tengan los conocimientos, formación y experiencia necesaria.

En conclusión, las clases de natación para bebés me parecen una experiencia maravillosa para vivir con vuestros peques.



Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *