8 Reglas de oro cuando visitas a un recién nacido

8 Reglas de oro cuando visitas a un recién nacido

1. Pregunta antes de ir. Nunca nunca vayas sin avisar. Recuerda que este momento es de ellos, no tuyo. Aquí los protagonistas son ellos, no tú. Puede ser que todavía no estén preparados para recibir visitas, que estén muy cansados porque no duermen bien o simplemente que prefieran pasar estos días en familia. No te lo tomes como algo personal, ponte en su lugar y se comprensivo/a. Si acordáis una visita, yo te recomiendo que traigas algo para comer. Posiblemente les encantaría ofrecerte algo para comer o para beber pero ni habrán pensando en eso. Si tú llegas con un poco de desayuno o merienda, seguro que te lo agradecerán. Puedes aprovechar también para llamarles antes de llegar y preguntarles si les hace falta algo.

2. No vayas si estás enfermo. Si has estado resfriado, aunque no tengas fiebre y te encuentres bien, no vayas. Lo mismo si has estado con diarreas, conjuntivitis etc. Si tienes niños en época escolar, mejor que no estén en contacto estrecho. Lávate siempre las manos antes de tocar al bebé. No esperes a que los padres te lo digan, toma la iniciativa. No beses al recién nacido si no tienes una relación muy estrecha con él.

3. Sigue las normas familiares. Sin comentar, sin juzgar, sin levantar la ceja. Cada familia tiene su forma de vivir, su forma de criar y toma sus propias decisiones. No regales consejos gratuitos si no te lo piden. No hace falta que expliques tu propia experiencia, cómo lo hiciste tú en ese momento o lo que crees que es mejor porque lo has leído en ese nuevo libro de crianza. Ten precaución con las preguntas que haces. Escucha, acompaña y apoya.

4. No despiertes al bebé. Por muchas ganas que tengas de ver sus ojazos abiertos, no le despiertes. Fin de la discusión.

5. No publiques fotos del recién nacido sin el permiso de la familia. Cuando publicamos una foto en internet, perdemos el control sobre ella. Cada familia puede tener una decisión sobre este tema y es importante conocerla y respetarla.

6. Ofrece tu ayuda. Hay muchas formas de ayudar a unos padres que acaban de parir. Ofrece tu ayuda. Es importante también, que si el bebé tiene un hermanito, juegues con él, hables con él y le prestes atención. La mayoría de las visitas irán solo a ver al recién nacido y no podemos olvidarnos del hermanito/a.

7. No hagas comentarios sobre el aspecto de la madre. Ni sobre sus pechos, ni sobre la barriga, ni los pelos, ni las ojeras ni comentarios tipo «pareces cansada». Tampoco des tu opinión sobre cómo está la casa, si está desordenada o si hay platos en el fregadero.

8. Intuye cuando es buen momento para despedirse y marchar. No hagas visitas muy largas, es muy probable que la familia desee quedarse a solas y descansar.



Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *