5 errores que cometemos con la retirada del pañal

Forzar el momento

La retirada del pañal no puede ser una imposición del adulto. Nadie puede controlar los esfínteres a parte del niño/a, por mucho que insistamos. Sólo él o ella será capaz de controlarlos. Por supuesto tenemos que acompañarle y enseñarle el funcionamiento, pero nunca será algo que podamos forzar o imponer.

Pensar que el pañal de noche se quita

El control de esfínteres nocturno funciona diferente, es cuestión de maduración cerebral. Cuando un niño está durmiendo profundamente no tiene control sobre sus esfínteres, por lo que no podemos pedirle que los controle de un día para otro. A veces el niño/a deja el pañal de día y pueden pasar días, meses o años hasta que deja de mojar el pañal nocturno y por tanto se puede plantear retirar el pañal de noche.

Creer que no tendrá ningún escape

Los escapes de pis o de caca son normales los primeros días del aprendizaje. No debemos catalogarlo como algo malo y menos castigarle. Está aprendiendo a controlar los esfínteres, está aprendiendo a detectar la necesidad de hacer pis o caca. Tiene que experimentar lo que significa estar mojado o que se le escape el pis. Los escapes forman parte del aprendizaje en sí, ¡considerémosles una oportunidad!

Etiquetarle durante el proceso

«Los niños mayores no hace eso», «Eres un marrano», «Pareces un bebé» «Eres un vago»… Como hemos comentado, los accidentes no son malos, no son motivo para enfadarse ni reñir porque forman parte del aprendizaje. También debemos vigilar mucho el vocabulario que usamos cuando hablamos con otras familias del proceso y está nuestro hijo/a delante.

Usar pañales de día durante el aprendizaje para nuestra comodidad

El niño/a está aprendiendo lo que significa hacerse pis, la sensación de estar mojado, para poder luego anticiparse a esa sensación de cosquilleo de «tengo pis». Si por nuestra comodidad, incorporamos a ratos pañales durante el día para hacer pis, le estamos confundiendo, porque al absorber el pis no consiguen notar esa sensación. Es importante estar en un buen momento familiar y emocional para poder acompañar a nuestro hijo en este proceso, sin prisas y con empatía. Si por algún motivo, no estamos en un buen momento para poder dedicar presencia y tiempo a nuestro peque, es mejor posponerlo unos días o semanas.

Dra. Anna Estapé - Pediatra
Dra. Anna Estapé - Pediatra
¡Hola! Mi nombre es Anna Estapé, soy madre de corazón y pediatra de vocación. Acompaño a las familias en el crecimiento de sus pequeños y cuido de lo más valioso de sus vidas, la salud de sus hijos/as, con mimo y sin prisas. Puedes encontrarme en mi consulta en Granollers (Barcelona).

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Carrito de compra
Ir arriba