¿Qué hay para desayunar?

playmobil-199903_1920

Siempre se ha dicho que el desayuno es una de las comidas más importantes del día, pero lo realmente importante es qué se come en ella o incluso cómo. En esta ocasión, nos hemos unido con Iria Quintáns (@nutrienfamilia) para contaros las principales características que debe tener un buen desayuno.

Respecto a QUÉ deberíamos comer, aunque evitemos determinados productos o alimentos, tenemos más opciones de las que nos podemos imaginar en un principio.

Estos serían algunos alimentos que debemos evitar:

  • Zumos envasados (muchas calorías, poco nutritivas)
  • Postres lácteos (petit suís, natillas…)
  • Bollería (croissants, donuts, bollicao…), galletas, madalenas…
  • Cacao en polvo: un 80% es azúcar.
  • Cereales infantiles: pueden llevar hasta un 30% de azúcares.

Pero, ¿qué alimentos saludables podemos incluir en nuestro desayuno?

Como bebida ofreceremos agua. Evitaremos los zumos, aunque sean caseros. Podemos optar por leche materna, leche artificial (en niños menores de 12 meses) o leche entera (a partir del año de vida). Para preparar ciertos desayunos se puede usar una bebida vegetal (evitando la bebida de arroz por su alto contenido de arsénico).

Si queremos un desayuno más tradicional podemos escoger un pan con alto porcentaje de harina integral (al menos un 70%) o de masa madre, evitando aquellos de harinas más refinadas. Hay vida más allá del trigo, podemos optar por otros cereales como la espelta, el trigo sarraceno, etc. Mejor acompañar el pan con un huevo cocido o una tortilla de vegetales (ej. boniato y pimiento o sobras de verduras) que con un fiambre o embutido. Otra opción sería una rebanada de pan con queso y aguacate… ¡delicioso! Como hemos dicho, los cereales infantiles no son una buena opción. Pero… ¿y si preparamos unas deliciosas y rápidas gachas de cereal cocido (avena, quinoa, mijo…) con leche, canela Ceylan y trocitos de fruta (ej. rodajas de plátano)? ¡Las gachas incluso se pueden cocinar el día anterior!

Hay dos grupos de alimentos que no suelen abundar: las frutas y los vegetales. Algunas ideas podrían ser: bastoncillos de verdura (ej. zanahoria o manzana) para untar con hummus o crema de frutos secos, escalibada, verdura al horno para la tortilla o el pan; y una pieza de fruta (preferiblemente de temporada).

En cuanto al CÓMO, no debemos obligar a los niños a comer. Es posible que a primera hora de la mañana no tengan hambre, en este caso ofreceremos sanas opciones para llevarse a la escuela a media mañana. Por otro lado, es muy importante desayunar en familia siempre que sea posible, sin olvidarnos de ser un buen ejemplo para ellos y ellas.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s