10 preguntas sobre la fiebre que toda familia debe saber

10 preguntas sobre la fiebre que toda familia debe saber

1. ¿Cómo puedo detectar si un niño tiene fiebre?

La fiebre supone un aumento de la temperatura corporal por lo que podemos detectarla con el simple gesto de tocar al niño o darle un beso. En el contexto de la fiebre es habitual que aumente la frecuencia cardíaca del niño y tenga una respiración más rápida. En ocasiones, a demás, puede provocar malestar e irritabilidad.

Si hemos detectado alguna señal que nos indica que el peque puede tener fiebre, es importante medir la temperatura con un termómetro para confirmarlo. Podéis leer cuál es el mejor termómetro aquí.

2. ¿Fiebre alta significa enfermedad más grave?

No. Hay enfermedades banales que pueden causar fiebre alta, como algunos virus típicos de la infancia. Y al revés, a veces hay enfermedades más importantes que pueden dar poca fiebre. Por tanto, temperatura más elevada no es equivalente a enfermedad más grave.

3. ¿Siempre hay que tratar la fiebre?

Primero de todo, recordad que la fiebre es nuestro mecanismo de defensa para combatir las infecciones. Por este motivo, no siempre debemos tratar la fiebre, sino que debemos tratar el malestar del niño. No tratamos el número que sale en el termómetro, tratamos el estado general del peque.

Si el niño está con febrícula pero se encuentra bien, no hace falta darle ningún antitérmico. Una fiebre por encima 38ºC suele ya causar malestar en los niños, por lo que en este caso sí daríamos un antitérmico.

Tampoco os obsesionéis con bajar la temperatura a toda costa. Lo importante después de dar un antitérmico es que mejore el estado general del niño, que recordad que es nuestro objetivo.

Y por otro lado, después de dar un antitérmico la fiebre bajará sí, pero puede que no llegue a normalizarse la temperatura corporal. A veces baja medio grado o un grado la fiebre y eso ya se considera una buena respuesta siempre y cuando haya disminuido el malestar del niño.

4. ¿Se recomiendan los baños de agua fría para ayudar a bajar la fiebre?

Como hemos dicho en el punto anterior, nuestro objetivo principal es tratar el malestar del niño. ¿Creéis que darle un baño de agua fría va a mejorar su estado general? Creo que no.

Si al niño le apetece le podemos dar un bañito, no hay problema. Con agua tibia, menor que la temperatura corporal, cortito y agradable. Pero no con agua fría ni con el objetivo de bajar la temperatura porque empeoraremos su malestar.

5. ¿Qué antitérmico uso?

Existen principalmente dos antitérmicos: el paracetamol y el ibuprofeno.

El paracetamol es antitérmico (baja la fiebre) y analgésico (para el dolor). Se puede dar a cualquier edad. Será nuestra primera elección porque tiene pocos efectos secundarios y se puede administrar con frecuencia. También está disponible en forma de supositorios.

El ibuprofeno es antitérmico (baja la fiebre), analgésico (para el dolor) y antiinflamatorio (desinflama). Se puede dar a partir de los 6 meses. Lo reservaremos para aquellas ocasiones donde necesitemos desinflamar, como por ejemplo una otitis o una amigdalitis. Existen distintas concentraciones por lo que siempre deberemos revisar la dosis en función de si es la concentración del 2% o del 4%.

Las dosis de estos antitérmicos dependen del peso por lo que siempre es recomendable revisar las dosis con vuestro pediatra para ajustarlas al peso más actual.

6. ¿Debemos alternar los antitérmicos?

Aunque es una práctica ampliamente conocida desde siempre, actualmente no se recomienda alternar los antitérmicos de forma sistemática. Primero porque las dosis son diferentes y aumenta el riesgo de intoxicación por error en las dosis y segundo porque si ofrecemos los dos sumamos los efectos secundarios de ambos medicamentos.

La recomendación es escoger uno y darlo según las indicaciones de vuestro pediatra. Si no es suficiente para tratar la fiebre, es posible que vuestro pediatra os recomiende dar una «dosis de rescate» puntual entremedias, pero no alternar de forma repetida.

7. Y si vomita el antitérmico, ¿qué hacemos?

Si vomita el antitérmico en los primeros 10-15 minutos de haberlo administrado, posiblemente no se haya absorbido y podríamos repetir la misma dosis.

Si ya ha pasado más tiempo, debemos considerar que parte se ha absorbido y por tanto esperaríamos a ver el efecto.

8. ¿Hay que evitar dar un antitérmico antes de ir a la consulta para poder explorar al niño con fiebre?

En absoluto. Visitas a un niño en consulta que tiene fiebre en ese momento, no nos da más información y además causará más malestar en el peque. En el momento que detectéis fiebre si tiene malestar se recomienda dar un antitérmico. Cuando vayáis al pediatra os preguntaran la temperatura a la que estaba y vosotros le informáis. No hace falta que esté con fiebre en ese momento.

9. Si tiene fiebre, ¿puede ir a la escuela infantil?

No. Si un niño/a tiene fiebre no debería ir a la escuela infantil. La recomendación es reiniciar la escuela una vez haya estado 24 horas sin nada de fiebre.

10. Si le recetan antibiótico, ¿con la primera dosis ya desaparece la fiebre?

A veces el antibiótico puede tardar 48 horas en hacer efecto. Es normal que aunque le empecéis el antibiótico que os ha recetado vuestro pediatra, el efecto no sea inmediato. Debemos esperar 24-48 horas para ver si la fiebre responde. Si vemos que incluso con el tratamiento antibiótico pasan 48h y el niño sigue con fiebre alta, deberíamos consultar de nuevo con nuestro pediatra.



Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *