10 consejos para un verano seguro

10 consejos para un verano seguro
  1. En verano nuestras actividades al aire libre aumentan, así como nuestras salidas con bicicleta, patines o patinete. Siempre que uses algún vehículo con ruedas, debes llevar CASCO y también proteger rodillas, codos y palmas de la mano. De esta forma evitaremos los golpes. Recordad mi post sobre los signos de alarma de un golpe en la cabeza.
  2. La protección alrededor del agua es muy importante. Recordad que la supervisión continua es el pilar principal y usar métodos de flotación adecuados. Podéis repasar mis 8 medidas preventivas para evitar el ahogamiento.
  3. Cuando los niños jueguen alrededor de la piscina, es recomendable que usen un calzado antideslizante para evitar que se tropiecen o resbalen con el suelo mojado.
  4. Evita la quemadura solar con unas adecuadas prácticas de protección solar. Evita el sol en las horas centrales del día, usa ropa con protección solar y crema fotoprotectora de forma generosa y frecuente. Puedes repasar estos posts sobre protección solar: 7 preguntas sobre protección solar en niños, un chupito de crema solar o El sol, ¿amigo o enemigo?
  5. Ten cuidado con las barbacoas, mantén los niños alejados de su alrededor para evitar las posibles quemaduras.
  6. Durante verano solemos tener balcones y ventanas abiertas para afrontar mejor el calor. Limitad el acceso a estas zonas, no dejéis nunca los niños solos ni coloquéis muebles (por ej. sillas) cerca de las ventanas con las que puedan trepar y caer.
  7. Limitad la actividad física intensa durante las horas de más calor e hidrataros frecuentemente, adultos y pequeños.
  8. Para prevenir las otitis externas, que también reciben el nombre de otitis del nadador, seca suavemente los oídos con una toalla al salir del agua e inclina la cabeza para ambos lados para drenar los restos de agua. No se recomienda usar palillos de algodón para limpiar los oídos.
  9. Previene las picaduras de insectos mediante el uso de medidas físicas (mosquitera, ropa de manga larga…) y/o repelentes de insectos. En el mar revisa siempre si hay aviso de medusas y ten precaución y mira dónde pisas antes de poner el pie.
  10. Enséñale a tu hijo/a tu número de teléfono y/o apúntaselo en algún sitio (existen brazaletes diseñados con esa función). Especialmente si hacéis actividades en sitios dónde haya mucha gente. Y cómo siempre explico en mi taller de primeros auxilios, también es muy importante que los pequeños conozcan el teléfono de emergencias (112). Podéis enseñarles a que recuerden este número con la regla: 1 boca, 1 nariz y dos ojos (112).   


Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *